> Notas Web > Francia, nueva etapa
Su Nombre *
Su Email *
Destinatario: Nombre *
Destinatario: Email *
Mensaje
Por favor escriba las letras y números que aparecen en la imagen.
Captcha Code
 
 

Edición Nro 215 - Mayo de 2017

La V República en crisis

Francia, nueva etapa

Por Ignacio Ramonet*

a primera sorpresa fue... que no hubo sorpresa. Por una vez las encuestadoras no se equivocaron. En el Reino Unido con el Brexit o en Estados Unidos con Donald Trump, los sondeos erraron por completo. En Francia en cambio, con semanas de antelación, las consultoras anunciaron que, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 23 de abril pasado, los vencedores serían, en este orden : Emmanuel Macron (“En Marche!”) y Marine Le Pen (“Front National”), únicos calificados para pasar a la segunda vuelta del 7 de mayo. Y que justo después llegarían, también en este orden : François Fillon (“Les Républicains”), Jean-Luc Mélenchon (“France Insoumise”) y Benoît Hamon (“Partido Socialista”). Y acertaron (1).

Semejantes resultados, en un país traumatizado por la crisis social y los atentados yihadistas, constituyen un verdadero seísmo y merecen varios comentarios.

El fin del sistema político tradicional

Primero, indican el final de una larga etapa de la historia política francesa comenzada en 1958 con la adopción de la Constitución actual y la instauración de la V República. Desde esa época, o sea desde hace casi sesenta años, siempre había calificado para la segunda vuelta por lo menos uno de los dos grandes partidos franceses: el gaullista (con diferentes apelaciones a lo largo del tiempo, RPR, UDR, LR) y el socialista. Esta vez, cosa inaudita, ninguno de los dos ha conseguido sobrepasar los obstáculos de la primera vuelta. En sí, esto ya es histórico y demuestra, como en otros países, el profundo desgaste de las formaciones políticas tradicionales que dominaban la escena desde la Segunda Guerra Mundial.

La derrota es particularmente espectacular para el Partido Socialista porque esta formación estaba en el poder desde 2012, controlando los tres principales centros de decisión política: la Presidencia de la República (François Hollande), la Presidencia del Gobierno (Primer Ministro, Bernard Cazeneuve) y la Asamblea Nacional. El candidato socialista, Benoît Hamon –jefe de una fracción crítica contra el presidente Hollande y que se impuso en las primarias frente al ex-Primer Ministro Manuel Valls, entre otros– condujo una campaña particularmente desastrosa, garrafal y errática.

Con algunas buenas ideas (la Renta Básica Universal) pero con una obsesión histérica antirusa y un arrogante rechazo a establecer alianzas con la gran fuerza de izquierda, la “Francia Insumisa” de Jean-Luc Mélenchon, Hamon apenas obtuvo 6,36% de los votos, el peor resultado en sesenta años del Partido Socialista. Tanto más calamitoso cuanto que se habían unido a él los ecologistas. Con tan funesto desenlace, Benoît Hamon comprometió el porvenir mismo del Partido Socialista que –después del fracaso del impopular presidente François Hollande– corre ahora el riesgo de estallar en varios pedazos.

Otro caso trágico es el de François Fillon, candidato de “Les Républicains”, el partido heredero del gaullismo y expresión sociológica de la amplia burguesía conservadora. Contra todo pronóstico, Fillon había conseguido imponerse en las primarias internas frente a candidatos de peso como Nicolas Sarkozy (ex-Presidente, 2007-2012) y Alain Juppé (ex-Primer Ministro) con un programa de castigo social muy duro. Normalmente, esas primarias hubieran sido su obstáculo principal y todas las encuestas lo daban como futuro Presidente de Francia. Pero ahí comenzó su calvario.

El semanario satírico Le Canard enchaîné publicó una serie de revelaciones sobre los “empleos ficticios” que Fillon, como diputado (y como la ley, en cierta medida, se lo permitía), otorgó a su esposa y a sus hijos. Se desató entonces contra él una campaña de agresión mediática de una violencia excepcional. Durante interminables semanas, los medios los criticaron duramente y arruinaron su imagen. En realidad, comparada con la que se practica en España, la corrupción de Fillon era de baja intensidad. Y cabe preguntarse a qué se debió tanta saña contra el candidato de la derecha tradicional. ¿Para abrirle camino a Emmanuel Macron, quien cuenta con el apoyo decidido de la mayoría de los oligarcas propietarios de grandes medios ? ¿Para sancionar la apuesta de Fillon de establecer, en política internacional, una alianza con Rusia ?

Un partido huérfano

Otra enseñanza de los resultados de la primera vuelta concierne al Frente Nacional (FN) de extrema derecha. Este partido viene ganando, últimamente en primera vuelta, casi todas las elecciones en Francia. Pero el sistema francés de dos vueltas obliga a los partidos a pasar alianzas para la segunda ronda. Y el Frente Nacional es un partido huérfano, no tiene ningún aliado, no puede constituir ninguna coalición, con lo cual queda desprovisto de reservas de votos para vencer la dificultad de la segunda instancia. Así por ejemplo, en las elecciones regionales de diciembre de 2015, el FN fue el partido más votado (27,73%) de Francia en primera vuelta, pero en la segunda fue incapaz de conquistar la presidencia de alguna región.

El pasado 23 de abril, su líder Marine Le Pen no consiguió situar a su partido en el primer puesto, que quedó segundo con un millón de votos menos que Emmanuel Macron. Una importante decepción para su electorado. Aunque los medios dominantes, para movilizar en favor de Macron, agitan el espectro de una posible victoria del FN el 7 de mayo, es prácticamente imposible que lo consiga. El riesgo de ver a Marine Le Pen ganar la segunda vuelta es absolutamente mínimo en un país en donde, en la primera vuelta, el 80% de los electores no votaron por ella. Aunque este partido, al calor de la crisis, ha tratado de reconvertirse disimulando sus rasgos más visibles de neofascismo y adoptando los atributos del populismo de derecha, mantiene su ADN racista, antisemita y xenófobo. Su probable derrota (una más) lo hará entrar sin duda en una crisis existencial.

El otro vencedor

A pesar de no haber podido clasificarse para la segunda vuelta, el otro vencedor de esas elecciones es, sin discusión, Jean-Luc Mélenchon, líder de “Francia Insumisa”. En 2012, Mélenchon había obtenido 4 millones de votos (11%). Esta vez alcanzó los 7 millones (19,6%). Se quedó apenas a medio millón de votos de la segunda vuelta. Y, para la claridad del debate, es una pena. Considerado como “el mejor orador de la política francesa”, el dirigente insumiso hizo una campaña inteligente, intensa, brillante y original, con innovaciones tecnológicas mundiales como la de los hologramas que le permitieron estar “presente” en seis ciudades a la vez... Y desarrolló un programa preciso y claro (2) sobre todos los temas que interesan hoy a una sociedad muy golpeada por el desempleo, la marginación social y la violencia de los atentados yihadistas. Ha sabido recoger y expresar la indignación de muchos franceses hartos de la politiquería y que, como en algunos países de América Latina, claman: “¡Que se vayan todos !”.

El peso de los electores “insumisos” será decisivo en segunda vuelta. Y es también muy probable que esa poderosa fuerza electoral permita a Jean-Luc Mélenchon obtener un importante resultado en la “tercera vuelta”, o sea las elecciones legislativas previstas para el 11 y 18 de junio próximos. Como cuarta fuerza política del país, “Francia Insumisa” podría constituir un grupo parlamentario bisagra con un rol determinante en la nueva Asamblea.

Las razones del éxito de Macron

Última consideración acerca de Emmanuel Macron (39 años), vencedor del 23 de abril y probable nuevo Presidente de Francia. Con escasa experiencia –fue consejero del Presidente Hollande y efímero ministro de Economía–, tuvo la intuición de que el sistema político tradicional estaba carcomido y en ruinas. Salió del gobierno, abandonó a Hollande y lanzó, ante la incredulidad general, su movimento “En Marche!” (¡En Marcha!, que tiene sus propias iniciales) cuando parecía que no existía espacio para una nueva fuerza política.

En realidad, el éxito de Macron se debe más a las circunstancias que a sus propios méritos. Porque una serie de acontecimientos imprevistos fueron eliminando a sus principales rivales potenciales. En el seno del Partido Socialista, su competidor más peligroso, Manuel Valls, fue descartado en las primarias. Y el candidato designado, Benoît Hamon, considerado como demasiado a la izquierda y como “traidor” a Hollande, no podía seducir al conjunto de los socialistas, y por consiguiente no era un contrincante nocivo para Macron.

Luego, en la formación de derecha “Les Républicains”, el candidato que más sombra podía hacerle, Alain Juppé, perdió. Y el vencedor, François Fillon, fue destruido por los escándalos de corrupción. A todo eso vino a añadirse el descarte del presidente François Hollande cuando anunció que no se presentaría a las elecciones.

¿Qué adversarios le quedaban a Macron? Esencialmente dos: Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon. Ni el poder financiero, ni el poder empresarial, ni el poder mediático podían aceptar, por distintas razones, a ninguno de estos dos candidatos. Por eso, a partir de febrero pasado, todo el formidable peso de los poderes fácticos se puso al servicio de Emmanuel Macron. En particular, los medios dominantes –que, en Francia, están en manos de un puñado de oligarcas multimillonarios– se lanzaron en una frenética campaña en favor del líder de “En Marche!”. Aportándole además un soporte financiero considerable. De tal modo que Macron, orador bastante mediocre y con un programa aún más confuso, fue imponiéndose en las encuestas como el probable vencedor.

Si su victoria, como acabamos de analizar, se debe en parte a las circunstancias y a la eliminación coyuntural de sus rivales, por otra parte también es el resultado de lo que Macron significa. En un sistema que se derrumba y en el que los partidos tradicionales son barridos (3), el líder de “En Marche!” se declara sin ambages “europeísta”, neoliberal y librecambista. Defiende decididamente la “uberización” de la economía y apuesta por el social-liberalismo. Su proyecto, en vías de realización, responde al viejo sueño de la élites burguesas en tiempos de crisis: constituir una formación política que podríamos llamar de Gran Centro, integrando a la izquierda de la derecha, al centro y a la derecha de la izquierda. En unas palabras, como diría el conde de Lampedusa: cambiarlo todo para que nada cambie.

Basta con ver la eufórica embriaguez de todos los fanáticos del social-liberalismo (4) y la espectacular subida de las Bolsas para entender con claridad lo que significa, políticamente, la victoria de Macron: una revancha de los poderosos del sistema. Pero una restauración sólo es un respiro en medio de una crisis. Y seguro que la gente aún no ha dicho su última palabra.

1. Los resultados oficiales son los siguientes: Emmanuel Macron 24,1%; Marine Le Pen 21,3%; François Fillon 20,01%; Jean-Luc Mélenchon 19,58%; Benoît Hamon 6,36%.

2. Véase: http://es.rfi.fr/francia/20170420-jean-luc-melenchon-el-outsider-con-la-corbata-roja

3. El 23 de abril, la mitad del electorado votó a favor de dirigentes “antisistema” que piden la salida de Francia de la Unión Europea o por lo menos la renegociación de los Tratados europeos.

4. En España, por ejemplo, el diario El País publicó, al día siguiente de la victoria de Macron en la primera vuelta, un editorial titulado: “La esperanza Macron”, 24 de abril de 2017.

* Director de Le Monde diplomatique, edición española.


© Le Monde diplomatique, edición española


 
 
 
¿Ha olvidado su contraseña?

BUSCADOR

La frontera Estados Unidos-México: más continuidades que rupturas
Por Carlos González Herrera
Conmoción económica, política y judicial en Brasil
Por Jaime Gazmuri
La revolución bolivariana lucha por su supervivencia
Por Pablo Stefanoni
En busca de los sujetos de la transformación social
Por Marco Aurélio Garcia
Edición especial
Por Horacio Crespo
Editorial
Por José Natanson