> ARCHIVO > 149 Argentina después del purgatorio > La historia de una relación
Su Nombre *
Su Email *
Destinatario: Nombre *
Destinatario: Email *
Mensaje
Por favor escriba las letras y números que aparecen en la imagen.
Captcha Code
 
 

Edición Nro 149 - Noviembre de 2011

Clarín como dispositivo de poder

La historia de una relación simbiótica

Por Martín Becerra*

Con rigurosidad y fuentes de primera mano, Graciela Mochkofsky cuenta en Pecado original la historia de Clarín, su relación con los sucesivos gobiernos y la trama secreta de la ruptura con los Kirchner. Un libro fundamental para entender el actual quiebre del vínculo entre poder político y medios.

ucho más que 419 páginas bien escritas, que un relato sugerente y que un prolijo compendio informativo sobre la historia de Clarín, Pecado Original (1) es un testimonio fundamental de los últimos sesenta años de relación simbiótica, aunque no exenta de conflictos, entre política y medios de comunicación en Argentina.
Esa relación simbiótica está quebrantándose. Clarín es la marca del quebranto. Pecado Original recorre el germen, la evolución, la consolidación y la declinación de Clarín como núcleo de una constelación de medios de comunicación y gobiernos que ha orbitado en torno a la empresa fundada por Roberto Noble desde 1945.
La publicación del libro de Mochkofsky en el mismo 2011 que exhibe la revancha electoral del kirchnerismo es, aún antes de considerar el contenido, un acontecimiento relevante. Si bien hay antecedentes como La Noble Ernestina, de Pablo Llonto (2), o la biografía oficial de Héctor Magnetto, El hombre de Clarín, publicada por José Ignacio López (3), Pecado Original va más lejos al abarcar toda la historia del grupo. No es un texto biográfico ni oficial, aunque el lector deduce que la fuente de varios pasajes podría ser Magnetto, CEO del grupo Clarín. La clave del libro es Clarín como dispositivo de poder.
Si en la década de 1940 el dispositivo de poder se traducía en la edición de un diario de interés general con una línea desarrollista, desde mediados de la década de 1970 exigiría un mayor eclecticismo ideológico y una expansión económica fraguada con alianzas políticas que incluyeron a todos los gobiernos dictatoriales y civiles hasta inicios de 2008.
El subtítulo de Pecado Original es “Clarín, los Kirchner y la lucha por el poder”. El agregado de “los Kirchner” es llamativo: el contenido del libro tiene el mérito de explorar una historia que no se reduce al último y más reciente capítulo de la política argentina, aunque es cierto que fue en este capítulo donde la ambigüedad en la relación con el estamento político gobernante que Clarín enhebró en sus 65 años hizo crisis.
La crisis que motiva Pecado Original es la del vehículo que ofició de animador del sector más agresivo de la burguesía industrial argentina y exhibió sus principios, sus incoherencias y su inescrupulosidad a la hora de defender con tinta, sangre y fuego sus intereses. Ese vehículo ha sido Clarín, y la crisis actual no se acota a su contorno corporativo, sino que es un síntoma que ni el libro de Mochkofsky, también él emergente de esta crisis, ni otras contribuciones editoriales, han podido elaborar aún. De hecho, la interpretación de la crisis de los grandes medios comerciales es polivalente: se citan razones políticas (nuevas formas de intervención estatal y de gestión del direccionamiento intelectual de la sociedad), económicas (grupos emergentes que disputan la vocería de las elites), sociales (modos transgresores de producción, intercambio y consumo de información y entretenimientos) y tecnológicas (dispositivos móviles, ubicuos y personales que inducen a la conexión perpetua de la cultura masiva). Los años venideros permitirán evaluar cómo se combinan esas razones.
Primero diario y luego multimedios –es decir, primero empresa y luego grupo económico–, Clarín quiso ser “un toque de atención para la solución argentina de los problemas argentinos”, pero resultó un efecto cabal de esos problemas. La concentración de los avisos clasificados tras la expropiación de La Prensa por Juan Perón, los créditos facilitados por Arturo Frondizi, el ingreso a Papel Prensa de la mano de la dictadura de Videla y su expansión a otras actividades (agencia noticiosa, radios, televisión abierta, tv por cable, internet) y su consolidación sostenida hasta 2008, fueron la recompensa de sus fértiles relaciones con el poder político a través de distintas administraciones.
Los hechos y rumores que se superponen en la historia de Clarín son tan significativos que han obturado hasta ahora la narración de la trama de una de las fábricas culturales más productivas de Argentina. El objetivo de ordenar esa historia es apabullante porque implica recoger testimonios que en varios casos son contradictorios, ubicar y clasificar documentación periodística y judicial, y sostener una perspectiva cronológica que permita explicar la sucesión de hechos. Pero no es sólo lo apabullante de la labor lo que ha disuadido hasta ahora a muchos interesados en reconstruir la historia de Clarín, sino también el temor de abordar un tabú que la política recién se atrevió a enunciar en voz alta hace pocos años.
Mochkofsky decidió transitar por esa intersección entre negocios y política, a sabiendas de que allí anidan situaciones repelentes. La autora exponía en ese tránsito su fama de lúcida narradora, cultivada en trabajos como el impecable Timerman (4), en Tío Boris (5) y en sus artículos periodísticos.
La estructura del libro consta de tres partes. La primera, que es la que posee mayor esmero estilístico y menor valor infomativo, relata los comienzos de la empresa, la unión informal entre el maduro Roberto Noble y la joven Ernestina Herrera, la muerte del fundador de Clarín y las controversias sobre su legado y patrimonio.
El protagonista del resto del libro es Magnetto, quien transformó el diario en un imperio preservando la continuidad simbólica con Noble a través del vínculo que elaboraron primero los cuadros desarrollistas Rogelio Frigerio y Oscar Camilión, y luego revestido como linaje por su abogado Bernardo Sofovich en el sospechado proceso de adopción de Marcela y Felipe, en los años de plomo.
La segunda parte describe el itinerario desde la salvación económica de Clarín a comienzos de la década de 1970 hasta su conversión en el primer grupo mediático nacional. El aporte radica en la sistematización de datos que se hallaban dispersos, en la confirmación de la secuencia expansiva del grupo a través de testimonios directos, algunos muy valiosos, como el del general Rogelio Villarreal (ex secretario general de la Presidencia de Videla) o el del ex secretario de redacción de Clarín (1975-1990) Marcos Cytrynblum, y en la organización panorámica de hechos como el eficaz lobby que se materializaría en la “Ley de preservación de bienes culturales” de 2003.
La tercera parte está abocada al misterioso origen de los hijos adoptivos de Ernestina, Marcela y Felipe, a las especulaciones que afloraron desde la recuperación del régimen constitucional sobre la adopción, así como a la más reciente aceleración de la causa judicial, torpedeada por los dueños de Clarín durante casi una década. Trama ésta que involucró al Banco Nacional de Datos Genéticos, a las Abuelas de Plaza de Mayo y, en los últimos tiempos, al gobierno nacional. Mochkofsky revela que la cúpula de Clarín supo recientemente que el cotejo de sangre de Marcela y Felipe con el Banco sería negativo y que por ello accedieron súbitamente a los análisis.
Esta tercera parte es la más sólida en lo documental, aporta información que permite ensayar explicaciones sobre la ruptura entre el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y el Grupo Clarín, dado que Néstor Kirchner como Presidente había sostenido una sólida alianza con Héctor Magnetto, y propone una lectura vacante en la dicotómica edición de los principales medios de comunicación del país.
Pecado original presenta irregularidades analíticas propias de la ausencia de fuentes con elaboración conceptual sobre algunos procesos y etapas aludidos en el libro. Como procedimiento metodológico, la autora prefirió apegarse al testimonio directo, obtenido por ella misma, o bien a fuentes periodísticas y judiciales, prescindiendo de materiales que contribuyen a contextualizar, explicar y comprender en términos históricos, políticos y económicos los últimos 60 años (en particular, el sector de los medios). Las ventajas y los inconvenientes de ese procedimiento se advierten con claridad en la segunda parte: el detalle de la metamorfosis de una empresa periodística en un conglomerado que incluye al principal grupo mediático es en sí mismo una contribución cardinal; empero, esa información no encuentra su equivalente en profundidad con la ponderación del proceso expansivo del sector mediático, protagonizado por el grupo Clarín, en el período 1976-2008. Así, pasajes como la celebración de la generación de jóvenes periodistas que se ilusionaron y desanimaron en los años noventa con el rol fiscalizador del periodismo revelan cierto desfasaje entre el caudal de datos que el libro reúne, su contextualización y su juicio crítico.
Pecado original se guió por la ambiciosa intención de “reparar las distorsiones” que Mochkofsky detecta en “la mayor parte” de lo publicado por los medios sobre “las razones, naturaleza y decurso del enfrentamiento” entre el gobierno nacional y el grupo Clarín. Más que una reparación, lo que logra el libro es la costura meticulosa de una historia intrigante. En ello la autora empleó un esfuerzo que todo lector interesado en hallar claves para interpretar la Argentina contemporánea agradecerá.


1. Planeta, Buenos Aires, 2011.
2. Editorial Punto de Encuentro, Buenos Aires, 2002.
3. Sudamericana, Buenos Aires, 2008.
4. Sudamericana, Buenos Aires, 2003.
5. Sudamericana, Buenos Aires, 2006.

* Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona e investigador del CONICET.


© Le Monde diplomatique, edición Cono Sur


 
 
 
¿Ha olvidado su contraseña?

BUSCADOR

EDICIÓN NOVIEMBRE DE 2011
Por José Natanson
Sistema político
Por Edgardo Mocca
Política local
Por Marcelo Leiras y Luis Schiumerini
Un partido omnipresente
Por Natalia Zuazo
Clarín - Kirchner
Por Martín Becerra
Los cascos azules
Por Creusa Muñoz